Reseña: Arquitectos del Reino del Oeste

 Ficha Lúdica


Categoría: Eurogame

Mecánica de juego: Colocación de trabajadores, Recolección de cartas, Colección de piezas

Diseñador: Shem Phillips, S. J. Macdonald

Ilustrador: Mihajlo Dimitrievski

Editorial: Ediciones Primigenio

Nº de Jugadores: 1 – 5

Edad mínima recomendada: 10+

Duración media de la partida: 60′ – 80′

Dimensiones:  cm

Precio recomendado: 49,95€


IMG_20190506_185508986

Componentes

  • 1 Tablero de juego
  • 6 Tableros de jugador
  • 10 Marcadores de jugador (Madera)
  • 100 Piezas de trabajador (Madera)
  • 35 Piezas de arcilla (Madera)
  • 40 Piezas de madera (Madera)
  • 40 Piezas de piedra (Madera)
  • 25 Piezas de oro (Madera)
  • 30 Piezas de mármol (Madera)
  • 50 Monedas de plata (Cartón grueso)
  • 112 Cartas grandes
    • 40 Cartas de aprendiz
    • 40 Cartas de edificio
    • 30 Cartas de Bot (Juego en solitario)
    • 2 Cartas de referencia
  • 49 Cartas pequeñas
    • 10 Cartas de mercado negro
    • 11 Cartas de recompensa
    • 22 Cartas de deuda
    • 6 Cartas multiplicadoras
  • 1 Libro de reglas ilustrado
  • 1 Libro apéndice

img_20190506_185625483.jpg

Preparación de la partida

  • Colocamos el tablero en el centro de la zona de juego
  • Barajamos todas las cartas de Mercado Negro y las colocamos por la cara de mercado pequeño en la posición izquierda de la zona del Mercado Negro.
  • Barajamos todas las cartas de recompensa y las colocamos boca abajo, tantas como jugadores haya más 1, a la derecha de la catedral.
  • Colocamos el mazo de deudas cerca de la prisión con la cara de ‘No pagado’ boca arriba.
  • Colocamos las cartas de multiplicador cerca de tablero.
  • Barajamos todas las cartas de aprendiz y las colocamos boca abajo en la parte inferior derecha del tablero. Revelamos y colocamos una carta boca arriba en cada una de las 8 posiciones a la izquierda del mazo.
  • Barajamos y colocamos el mazo de edificios boca abajo a la izquierda del Taller.
  • Posicionamos los materiales cerca del tablero de juego.
  • Colocamos 4 monedas de plata del suministro en la Casa de Impuestos.
  • Cada participante recibiremos un tablero de jugador y sus 20 trabajadores.
  • Colocaremos cada uno nuestros marcadores de jugador; uno en la posición 7 del medidor de virtud y otro debajo de la catedral.
  • Del mazo de cartas de edificio repartiremos 4 a cada jugador. Cada jugador nos quedaremos con una y el resto se las pasaremos a nuestro compañero de la izquierda. Así con todas hasta que nos lleguen solo dos, de las cuales nos quedaremos una y la otra se descartará. Las cartas que nos hayamos quedado serán nuestro mazo inicial y las sobrantes volverán al mazo de edificios.
  • Elegiremos al azar al jugador inicial. Este recibirá 3 monedas de plata, el siguiente 4 y así sucesivamente.

img_20190506_185941322.jpg

Desarrollo de la partida

En sentido horario, cada jugador realizará un turno completo. Este turno consiste en colocar un trabajador desde su tablero de jugador a una de las localizaciones dentro del tablero, resolviendo las acciones relacionadas con ese lugar. En la parte superior izquierda está el Ayuntamiento que será el que determine el número de edificaciones necesarias para acabar la partida. Una vez construido el último edificio se jugará una última ronda antes de empezar con las puntuaciones finales.

Tenemos tres tipos de localizaciones:

  • Círculos grandes. En estas localizaciones no hay restricciones en cuanto a número de jugadores ni a la cantidad de trabajadores que pueden albergar.
  • Círculos pequeños. Son exclusivas del Mercado negro y no puede haber más de un trabajador de un solo jugador para realizar su acción. Además, solo se pueden recuperar al reiniciar el mercado negro.
  • Estas localizaciones tienen forma de trabajador y una vez coloquemos aquí nuestros trabajadores no podremos recuperarlos de ninguna manera. Se colocarán de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo y se colocarán tumbados.

Hay una localización especial que es la prisión, donde no podremos colocar nuestros propios trabajadores. Solo podremos colocar los trabajadores de otros jugadores que hayamos atrapado previamente y habrá que gastar una de las acciones de la prisión para situarlos aquí, esperar al reinicio del mercado negro o utilizar la habilidad de algunas cartas.

Localizaciones

Cantera, Bosque, Minas y Platería

Principales localizaciones para obtener recursos. Tras colocar un trabajador en alguna de estas localizaciones ganarán tantos recursos de ese tipo como trabajadores tengan situados en ella. En las Minas pueden obtener arcilla u oro pero nunca ambas y en la Platería obtendrán una moneda adicional al número de trabajadores colocados.

Almacén del Rey

En esta ubicación cada trabajador permitirá hacer una acción de las disponibles. Estas acciones son cambiar dos unidades de arcilla, madera o piedra, combinándolas de cualquier forma, para obtener una de Virtud; o tres unidades de piedra o madera, en cualquier combinación por un mármol. Algunas cartas de aprendiz añaden opciones a esta localización como beneficio para su propietario. Pueden realizar varias veces la acción seleccionada.

Taller

Aquí podremos contratar un aprendiz o conseguir nuevos proyectos de edificio.

En cuanto a los aprendices, nos otorgarán acciones y habilidades adicionales. Para poder contratarlos lo primero es pagar cuatro monedas de plata de las cuales dos serán impuestos que irán a la Casa de Impuestos. Con el primer trabajador solo podremos contratar a uno de los aprendices que hay en la primera columna de la izquierda, con dos trabajadores incluiremos a los de la segunda columna y así sucesivamente. Sin embargo, hay una forma de contratar aprendices con menos trabajadores de los necesarios. Podemos colocar una moneda en una carta de aprendiz para saltarla y acceder al siguiente. Una vez contratado un aprendiz este lo colocaremos frente a nosotros boca arriba. El espacio dejado se rellenará desplazando todas las cartas hacia la izquierda y completando las filas con las cartas del mazo.

La segunda acción disponible es conseguir nuevos proyectos de edificios. El jugador conseguirá siempre una carta del mazo de edifico más otra carta por cada dos trabajadores en esta ubicación. El tope de cartas en mano es de seis por lo que si se obtienen más el jugador tendrá que descartarse de los que no quiera.

Centro Urbano

Esta ubicación nos permite capturar a los trabajadores de cualquiera de los círculos grandes de otras localizaciones. Por cada trabajador colocado aquí, podremos gastar una plata para capturar un grupo de trabajadores (de un sólo color) de una sola ubicación cualquiera. Hay que tener en cuenta que la plata de la primera captura se paga como impuesto. Una vez capturados colocaremos esos trabajadores en la parte superior izquierda de nuestro tablero de jugador. Más adelante podremos enviarlos a prisión. Si capturamos nuestros propios trabajadores los situaremos en nuestro suministro para utilizarlos más adelante.

Casa de Impuestos

Nos permite obtener toda la plata recaudada mediante impuestos a costa de perder dos puntos de virtud. Si no hay impuestos no se puede entrar a esta ubicación.

Mercado Negro

Esta localización tiene tres espacios individuales. Cada espacio está vinculado a una acción debajo de él y una vez situado un trabajador no se puede poner otro hasta que se vacíe mediante un reinicio del mercado.

Prisión

Esta localización nos permite realizar una acción por cada trabajador que tengamos en ella. Las acciones disponibles son:

  • Enviar a todos los trabajadores capturados en nuestro tablero de jugador a la Prisión, ganando una plata por cada uno.
  • Liberar a todos nuestros trabajadores apresados para volver a colocarlos en nuestro suministro.
  • Pagar cinco platas, o coger una deuda y perder una virtud para liberar a nuestros trabajadores de los tableros de otros jugadores y colocarlos en nuestros suministros.
  • Pagar seis platas para pagar una deuda.

Ayuntamiento

Desde esta ubicación podremos construir edificios desde nuestra mano o avanzar en la construcción de la catedral. Cuando coloquemos trabajadores aquí lo haremos tumbados, de arriba abajo y de izquierda a derecha.

Al construir un edificio, mostraremos la carta boca arriba en nuestra zona de juego. Cada carta tendrá varios costes, requisitos, recompensas y efectos:

  • Algunos edificios requerirán que contratemos aprendices con ciertas habilidades (Carpintería, Embaldosado y Mampostería). Para construir un edificio que muestre uno o más de estos iconos en la parte superior izquierda, deberemos tener al menos un aprendiz contratado con un símbolo que coincida.
  • Todos los edificios tienen un coste en recursos. Tendremos que gastar los recursos indicados a la izquierda de la carta.
  • Algunos edificios mostrarán un aumento o una disminución de virtud en el lado derecho de la carta que indicará si tenemos que mover el marcador hacia arriba o hacia abajo en el medidor de virtud inmediatamente.
  • Todos los edificios tendrán un efecto al final del juego o inmediato. Los efectos de fin de juego se activarán justo antes de que tenga lugar la puntuación final. Todos los efectos inmediatos los activaremos una vez que se haya construido el edificio.

En lugar de construir edificios propios, podremos gastar recursos en mejorar la catedral. Para hacer esto, seguiremos estos pasos:

  • Pagaremos los recursos indicados a la izquierda de la Catedral del nivel superior al que está actualmente nuestro marcador.
  • Descartaremos una carta de Edificio de nuestra mano.
  • Moveremos nuestro marcador al siguiente nivel.
  • Revelaremos la carta superior del mazo de recompensas y obtendremos sus beneficios.

Está acción solo podrá realizarse en caso de que haya una posición desocupada en el siguiente nivel. Al final del juego, obtendremos tantos puntos de victoria como el número que se muestra en la bandera amarilla a la izquierda de nuestro nivel en la Catedral.

img_20190506_190105080.jpg

Medidor de Virtud

Nuestra virtud se muestra mediante nuestro marcador en el medidor de virtud. Cuando ganemos o perdamos virtud deberemos mover inmediatamente nuestro marcador hacia arriba o hacia abajo en este medidor. Dependiendo de la cantidad de virtud que tengamos al final del juego, podremos ganar o perder puntos de victoria.

  • Por cada punto de virtud que ganemos por encima de catorce, podremos descartar una deuda no pagada.
  • Una vez que superemos los diez puntos de virtud, no podremos colocar trabajadores en el Mercado Negro.
  • Una vez que tengamos cuatro o menos puntos de virtud, no podremos trabajar en la Catedral.
  • Por cada punto de virtud que perdamos por debajo de cero, deberemos robar una carta de deuda.
  • Siempre que tengamos tres o menos puntos de virtud, podremos dejar de pagar tantas monedas de impuestos como iconos acumulemos por la posición en la que estemos en el medidor.

Reinicio del Mercado Negro

Tenemos dos formas de activar esta opción:

  • Los tres espacios en el Mercado Negro están ocupados por trabajadores.
  • Colocamos un trabajador en uno de los espacios de la izquierda de las dos filas de inferiores del Ayuntamiento.

Una vez resuelta la acción que active este reinicio seguiremos los siguientes pasos:

  • Todos los trabajadores que estén actualmente en el Mercado Negro son trasladados a la Prisión.
  • Damos la vuelta a la carta superior del Mercado Negro y la colocamos en la parte superior del Mercado Grande.
  • Si tenemos algún aprendiz que se active durante esta fase podremos realizar sus acciones.
  • Todos los jugadores con tres o más trabajadores en Prisión perderán un punto de virtud.
  • El jugador, o jugadores, con la mayor cantidad de trabajadores en Prisión, robarán una carta de deuda.

IMG_20190506_190400141

Puntuación Final

Una vez que el juego haya finalizado, deberemos resolver de inmediato cualquier efecto de final de juego que tengan nuestros edificios construidos.

Obtendremos puntos de la siguiente forma:

  • Ganaremos puntos de victoria por todos los edificios construidos, incluyendo sus beneficios de fin de partida.
  • Perderemos dos puntos de victoria por cada deuda no pagada.
  • También ganaremos puntos de victoria según el nivel alcanzado en la construcción de la Catedral.
  • Ganaremos un punto de victoria por cada oro y por cada mármol en nuestro tablero de jugador.
  • Ganaremos o perderemos puntos de victoria por la posición final en el Medidor de Virtud.
  • Ganaremos un punto de victoria por cada grupo de diez platas en nuestro tablero de jugador.
  • Perderemos un punto de victoria por cada dos trabajadores en prisión.

El jugador con la puntuación total más alta será el ganador. En caso de empate, el jugador con la virtud más alta se llevará la victoria. Si aun así continúa el empate, el jugador empatado con la mayor cantidad de plata restante será el ganador. Si todavía sigue el empate, todos los jugadores empatados compartirán la victoria.

IMG_20190506_185722249

Opinión Personal

Arquitectos del Reino del Oeste es uno de esos títulos que nos llega desde Kickstarter y que es una delicia. Tal vez parte del empujón inicial fue debido al éxito de otro de los juegos de Shem Phillips, Saqueadores del mar del norte, pero el éxito final es por méritos propios, superando por mucho a ese juego. Y aunque la temática es posible que sea más atractiva la del anterior ya sabemos que en esto de los euros lo que manda son las mecánicas. Pero bueno, de esto ya hablaremos más adelante. Vayamos por partes.

Como siempre, empezaré por la parte estética. Y es que el primer golpe de efecto de este juego es lo reducido de su caja. Es un gustazo ver como se ajusta la caja al contenido que nos vamos a encontrar facilitando su almacenaje y transporte. Muy agradecido, la verdad. Y es que este juego demuestra que no necesitas un cajote para llamar la atención. Después vemos la portada y es muy sencilla pero el arte es muy atractivo. Y esto continua en los componentes de su interior. El tablero es magnífico, de esos que gusta desplegar en mesa y empezar a llenar de figuritas y cartas. Los materiales del juego, en general son estupendos. Una pena esa cuna que trae que no sirve para absolutamente nada. En mi caso, directa a la basura. Pero quitando eso los componentes son de buena calidad, tanto las cartas como todos los recursos de madera y las monedas de cartón. Así pues, aunque no destaque por su estética aprueba sobradamente en este apartado.

En cuanto a las instrucciones hay algo que me gusta y que desde hace ya un tiempo se viene viendo bastante en los juegos de mesa. Eso son los apéndices. Me parece una idea muy acertada el dividir el reglamento de esas descripciones de cartas y acciones que puedan aparecer en la partida. Con esto haces que el libro se reduzca a la mitad y no tienes que estar con el mamotreto de aquí para allá cada vez que surge una duda. Con esto uno puede mirar una regla tranquilamente mientras otro jugador investiga lo que hace uno de los edificios que le ha salido y se pierde mucho menos tiempo. Y es que, además, el reglamento está muy bien. Todo muy clarito, sin andarse por las ramas y con suficientes ejemplos para entenderlo todo rápidamente. Y en las cartas todo va mediante iconos por lo que el apéndice es estupendo para aclarar cualquier duda que pueda surgir en la interpretación de esos símbolos; casi siempre bastante claros, la verdad.

Y tras todo esto llegamos a las mecánicas, el auténtico punto fuerte del juego. La mecánica principal es el clásico posicionamiento de trabajadores en el tablero para hacer las acciones que correspondan. No hay más. Como es habitual en este tipo de juegos se tarda más en explicar cada situación del tablero que el cómo se juega. Pero le mete un par de cositas que hace que sea más interesante a destacar, en mi opinión tres puntos. El primero es el tema de la virtud, que hace que puedas plantearte distintas estrategias en las que centrarte para el objetivo final. Segundo, el mercado negro. Una gran forma de acelerar la obtención de algunos materiales o recursos a costa de la virtud. Y, por último, la cárcel. El gran problema de este tipo de juegos es que no puedes hacer prácticamente nada a tus oponentes y aquí, en cambio, te permiten quitarles a los otros jugadores sus trabajadores, con lo que eso conlleva, y, además, ganar un dinerito a su costa. Es magnífico. Y provoca unos piques interesantes. A parte de todo esto, debemos gestionar nuestra mano de edificaciones que es una fuente continua de puntos de victoria y que, a la larga, es con lo que se va a decidir el final de la partida. Así que ojo, porque ser capaz de construir rápido es algo que puede cambiar el curso de la partida. Así pues, juego con mecánicas sencillas y de partidas generalmente cortas que gustará a casi cualquier jugador.

Y ahora vamos con unos de los principales problemas de este juego, su escalabilidad. Este juego da su máximo con 4-5 jugadores. Y esto se debe a que esa cantidad es la que hace que se aprovechen más los puntos diferenciales de este juego. A menos jugadores, acaba siendo un Stoneage supervitaminado pero no es una gran diferencia. Creo que hay títulos mucho mejores para menos de cuatro jugadores que sacaría antes que este. Que se puede sacar, pero una vez hayáis probado a jugar a mas jugadores os vais a dar cuenta de que os falta algo si sois menos. La cárcel gana mucho sentido cuando sois muchos jugadores y pasa lo mismo con el mercado negro. A pocos jugadores muchas veces ni lo mirarás porque no merecerá la pena, pero cuando estáis todos veréis que muchas veces es una opción más que necesaria lo que provocará más reinicios del mercado lo que provocará otros acontecimientos que le darán mucha vida al juego. Así pues, para este juego, reclutad arquitectos, en serio.

En lo referente al grado de rejugabilidad, en mi opinión, diría que es alto. Las partidas son muy diferentes unas de otras y tú mismo puedes decidir ir a diferentes estrategias según veas como se desarrolla la partida. Además, en el momento en el que veas que empieza a ser repetitivo metes las opciones especiales de cada personaje y eso cambia las condiciones de inicio y, por ende, del desarrollo de la partida. Viendo cómo está el panorama lúdico que los jugones compramos más juegos de los que luego podemos jugar creo que es un juego que tendrá fácil salida a mesa, sobretodo, debido a la duración de las partidas que son razonablemente cortas. Una vez pilléis el truco al juego no tardaréis nunca mucho más de una hora. ¡Punto extra!

Y, como siempre, por último, pero no menos importante, su calidad-precio. Es un juego relativamente barato para cómo está el mercado lúdico últimamente. El tema es que creo que ahora mismo se está formando una burbuja en este mercado bastante seria. A pesar de todo lo dicho en cuanto materiales, rejugabilidad y demás no creo que un juego de estas características merezca ese precio y, sin embargo, me parece un precio razonable visto lo que hay por ahí. Un poco contradictorio, lo sé. Pero es lo que hay. Creo que es un juego que está un puntito por encima del resto de juegos con su mecánica y que pertenezcan a ese tramo de euro ligero-medio por lo que opino que no desentonaría en ninguna ludoteca pero seguramente no sea una primera opción para muchos. Yo diré que si en vuestro grupo hay jugadores ocasionales es perfecto y deberíais tenerlo, ya que es fácil de explicar y rápido de jugar lo que suele ser un combo ganador para sacar con este tipo de jugadores.

Valoración Final: 7,4

Componentes: 8

Diseño: 8

Instrucciones: 8

Calidad / Precio: 7

Escalabilidad: 6

Rejugabilidad: 7

Valoración Personal: 8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s